Rompecabezas Santa Rosa de Lima con el Niño Jesús / Anónimo cuzqueño

S/. 89.90
| /

 

Número de piezas: 1000

Medidas: 70 x 50 cms

Sobre la obra: Este lienzo debió pintarse en momentos en que el obispo del Cuzco, Manuel de Mollinedo y Angulo (1673-1699), buscó extender el culto de santa Rosa en el sur andino. El rostro de la santa asume una belleza idealizada y convencional, aunque viste el traje de terciaria dominica que usó en vida. Su figura se yergue sobre un paisaje que intenta evocar la ermita donde oraba, rodeada por un simbólico cerco de rosas, la misma flor que corona a la santa. Con la otra mano sostiene al Niño Jesús, motivo de sus constantes experiencias místicas, a quien afectuosamente llamaba el “doctorcito”.

Durante cerca de tres siglos, el Cuzco fue un centro artístico sin paralelo en Sudamérica. Los pintores de esa ciudad forjaron una tradición local, dueña de un estilo propio que lograría expresar las complejas aspiraciones de la sociedad virreinal. Esta obra interpreta a la criolla limeña, Isabel Flores de Oliva (1586-1617) quien fue la primera americana elevada a los altares con el nombre de santa Rosa de Lima. Su rápido proceso de canonización, que culminó en 1671, fue alentado por la sociedad colonial en pleno y desde entonces la imagen de la nueva santa se difundió en forma de estampas, efigies escultóricas y lienzos.

Texto: Luis Eduardo Wuffarden