La Muerte Obscena. Dibujos 1982-1987. Sergio Zevallos.

S/. 104.00
| /

Publicado por Proyecto AMIL en el 2015
Tiraje: 1000 ejemplares
Inglés y español
130 páginas
Peso: 1.05 kg
Medidas: 29.5 x 24 x 1 cm.

Catálogo que acompañó la exposición Sergio Zevallos La Muerte Obscena en Proyecto AMIL, presenta ensayos de Miguel A. López y Sergio Zevallos y la reproducción completa de las series: Rosas Que tu carne es el cielo recién nacido Altares y Sangre y Ceniza . Variaciones sobre la bandera.

Sobre el artista
Sergio Zevallos. La Muerte Obscena presenta dos series tempranas de dibujos de Zevallos, realizadas como parte de la experiencia del Grupo Chaclacayo (1982-1994 ), uno de los experimentos colectivos más arriesgados surgidos en el Perú en los años 80.

La obra del Grupo Chaclacayo-el alemán Helmut Psotta (Bottrop, 1937 - † Wesel, 2012 ), y los peruanos Raúl Avellaneda (Lima, 1960) y Sergio Zevallos (Lima, 1962)- ha sido escasamente vista y los relatos sobre el colectivo han circulado como un mito debido a la escasez de bibliografía sobre su trabajo y al auto exilio de sus integrantes, quienes dejaron el Perú para vivir en Alemania en 1989. Desde entonces las historias del grupo fueron conocidas a través de rumores asociados a las polémicas que su obra despertó, e incluso ciertas posiciones y comentarios en la prensa intentaron desestimar y perseguir la manera en que el grupo abordó la violencia desde una abyección perturbadora en una sociedad machista, misógina y homofóbica.

Las dos series de dibujos aquí exhibidas toman como referente diversos materiales impresos que circulaban en Lima en los años 80: estampitas religiosas, fotografías de prensa, revistas pornográficas, historietas y cómics. Rosas (1982) y Que tu carne es el cielo recién nacido (1983) son fantasías de placer y dolor en donde se fusionan la obscenidad y la brutalidad, el martirio religioso y cultos militares, personajes andróginos y escenas de desangramiento. Ambas series presentan un sinfín de cuerpos entrelazados, convirtiendo el éxtasis místico y la insumisión sexual en huellas críticas desde donde leer la violencia social y la historia colonial, reflejando indirectamente las primeras imágenes del horror asociadas al surgimiento del conflicto armado interno entre la
organización maoísta Sendero Luminoso y el Estado Peruano. Estos dibujos son así uno de los testimonios visuales más sobrecogedores de aquella década.